Oposiciones (II) – Los exámenes tipo test

Las pruebas tipo test, son denominadas tambien pruebas objetivas. Con ellas se puede deducir de forma bastante fiable los conocimientos sobre una materia. Las oposiciones que exigen superar uno o varios cuestionarios con respuestas alternativas, siendo sólo una de ellas correcta, sobre la totalidad o parte del temario, son casi siempre la prueba de criba inicial de cualquier oposición.

El índice de dificultad de estos exámenes depende de varios factores. Los principales son:

  • El nivel de las propias preguntas planteadas en el exámen. Algunas son muy exigentes, mientras otras son muy sencillas, las hay de todos los niveles, pero repartidas, de forma que para aprobar es necesario responder no solo las fáciles, también las de nivel medio.
  • La extensión de las preguntas. Las hay muy largas, tanto en su enunciado como en sus respuestas, lo que dificulta su comprensión, nuestras respuestas son más lentas. Su dificultad aumenta al ser exámenes de tiempo bastante limitado, por ejemplo 1 hora para responder 90 preguntas de test.
  • La forma en que se enfoquen las preguntas: si el temario lo permite, estos exámenes pueden contener pequeños supuestos prácticos que debemos resolver, lo que retrasa la contestación de otras preguntas del cuestionario.
  • La semejanza de las respuestas: algunas son tan parecidas que se diferencian en articulos o preposiciones que cambian el sentido de la respuesta.

Para que un test se considere objetivo debe reunir estas características:

  • Que se tarde poco en responder, que puede consistir en hacer una cruz, rodear una letra con un círculo, completar un texto con una palabra, un número, una frase, etc.
  • Exactitud de la corrección. La respuesta es evaluada sin conocer la persona que ha hecho el exámen, de modo que esta evaluación puede ser hecha por cualquier persona o, incluso, por algún procedimiento mecánico.

Reglas para obtener buenos resultados en los test:

  • Estudiar con regularidad y con paciencia todos los temas desde el primer día. De esta forma podremos responder a todas las preguntas de cualquier tema.
  • Concentrarse al máximo. Una vez que comienza el examen, deja de existir todo lo demás.
  • Hojear todas las preguntas del examen.
  • Planificar el tiempo.
  • Leer detenidamente las instrucciones impresas en la portada o al principio de cada pregunta o en la convocatoria de la oposición. Sobre todo, debe tener claro si las respuestas erróneas descuentan, es lo normal o no; si no descuentan, responda a todas; si descuentan, deje en blanco aquellas que desconoce totalmente, suelen descontar un tercio de punto, es decir, cada tres errores restan un punto. Pongamos un ejemplo: le han aplicado un examen de 70 preguntas, de las que ha acertado 39, y ha errado 17; su puntuación, pues, será de 27,3 – 11,9 = 15,4, ya que los 17 errores le descontarán 11,9 puntos.
  • Dejar sin respuesta aquellas preguntas que no sabe, ni puede deducir su respuesta de ninguna forma. Las preguntas sin responder no penalizan. La experiencia indica que, por muy buena que sea la preparación, suele haber un pequeño porcentaje (a veces llega al 10%) de preguntas que o no se entienden, o no se sabe responder, o están confusamente redactadas, o admiten doble interpretación, o no tienen la respuesta correcta, o incluso están fuera del programa exigido… Por lo tanto, no debemos preocuparnos si dejamos alguna pregunta sin responder, siempre que sean pocas.
  • Si se equivoca, ¿qué debe hacer? ¿Borrar? ¿Tachar? Este detalle debe indicarse en las instrucciones. Si no es así, pregunte a quienes vigilan el examen.
  • Leer el enunciado de cada pregunta con la máxima atención para desentrañar su significado. A continuación, antes de leer las opciones de respuesta, la intentaremos responder mentalmente. Seguidamente, compruebe en qué opción (a, b, c, d) se encuentra, y márquela. Pero, si no encuentra su respuesta entre las opciones, vuelva a leer el enunciado, por si no lo entendió bien; si ahora tampoco coincide, utilice la técnica de la exclusión, la menos falsa: muchas respuestas son claramente falsas, con lo cual le pueden quedar sólo dos o una respuesta.
  • Fijarse bien en el enunciado de las preguntas. Algunas palabras suelen dar pistas para la respuesta: siempre, frecuentemente, a menudo, a veces, rara vez, nunca, jamas, todos, la mayoría, algunos, cada, pocos, ninguno, óptimo, mejor, bueno, regular, malo, peor, mayor, más, igual, diferente, inferior, menor, etc. Son las llamadas palabras-clave, pueden indicar la falsedad o veracidad de las respouestas, por lo general se pueden identificar mejor las falsas por este método.
  • Responder a las preguntas que sepa, por orden. O mejor por tandas: primero aquellas de las que esté seguro; después, las dudosas; finalmente, las más difíciles, pero deje en blanco las que no sepa.
  • No elegir una respuesta sin haber leído las demás: quizá nos demos cuenta de que la correcta es otra, algunas veces unas preguntas nos dan la solución para otras preguntas.
  • No debemos detenernos mucho en una pregunta. Pasemos a la siguiente, para que de tiempo a responder a todas las que sabemos. Hay que Trabajar deprisa, pero asegurando las respuestas, hay que plantearse dar una vuelta completa a las preguntas en el primer tercio del exámen, hay que entrenarse para ser capaz de responder a todas las preguntas que sabemos seguro en el primer tercio, de esta forma nos quedan dos tercios para las dudosas.
  • Repasar toda la prueba, tratando de responder todas las preguntas dudosas dejadas en blanco inicialmente. En este repaso podemos encontrar respuestas erróneas y podamos modificarlas.
  • Si tenemos dudas, no debemos cambiar la primera respuesta, que estadísticamente suele ser la correcta.

3 Responses to “Oposiciones (II) – Los exámenes tipo test”

  1. jairo araya dice:

    examenes

  2. liseth dice:

    es bueno saber las reglas y me intereza mucho ya que nos permite tener mas conocimeto hacer de la logica ya que para esto se nesecita pura logica

  3. Pedro dice:

    desde años soy percentil 65. casi ni subo, ni tampoco bajo.

Leave a Reply