El problema y el reto de ser estudiante

Este curso no pretende ser un manual completo sobre todas las técnicas de estudio, pretende enseñar una forma de estudiar eficaz y que en general dará resultados a cualquier estudiante.

Lo que también quiere demostrar es que el problema del estudio hoy día, no tiene nada que ver con el estudio en sí mismo, estudiar en la actualidad es mucho más fácil que hace 50 años, gracias a que tenemos a nuestro alcance un abanico de medios inimaginable. Podemos conseguir que hasta el tema mas aburrido se presente de una forma atractiva.

El problema esta en llevar a los jóvenes y no tan jóvenes hacia el estudio, en conseguir que se sienten y se pongan a trabajar. Sin que otras cosas les aparten de su mesa por el camino. En Hacer que estudiar les resulte entretenido, divertido e interesante. Sin olvidar crear una filosofía del esfuerzo en su carácter.

La buena y la mala actitud ante el Estudio.

Por lo anterior no podemos hablar de una buena o mala actitud hacia el estudio. Deberiamos hablar de causas que generan nuestra actitud hacia el y no al reves. Los agentes que actuan pueden ser externos, la familia, los amigos, el barrio donde uno vive, los profesores,etc. O internos, los sentimientos y deseos que la propia persona tiene y que van a producirle buenas y malas sensaciones.

Positivizar cada uno de esos agentes es una tarea difícil, pero posible, si la familia se implica en ello y la mejor forma de cambiar una mala actitud es dejar claro que queremos ayudar a poner remedio a esa situación.

El primer paso la Planificación del Estudio.

Los objetivos son difíciles de cumplir si no existe una planificación previa, y no hay mejor ejemplo de objetivos a alcanzar que los exámenes y pruebas selectivas que cualquier estudiante tiene a lo largo del año académico. Ese debe ser uno de los objetivos prioritarios de todo estudiante, que resumiríamos en tres:

  1. Aprender y entender.
  2. Aprobar los exámenes.
  3. Mejorar sus técnicas de aprendizaje y estudio.

La planificación es el primer paso hacia el éxito en el estudio, salvo los genios, el resto de los humanos necesitamos planificar nuestro estudio, los genios también lo hacen, pero muchos de ellos simplemente van a clase y no necesitan más. Aunque deberíamos observar que las clases, ya son en si mismas una forma de planificación y nuestros horarios de clase son nuestros objetivos de asistencia.

La planificación debe abordarse de adelante hacia atrás, preguntándonos cuanto tiempo tengo hasta el primer examen¡, entrega de un trabajo. De forma que podamos encajar las horas de estudio necesarias, que podamos prever los inconvenientes y crear un plan de estudio para esa asignatura.

Pero no solo debemos incluir en nuestra planificación lo referente al estudio, debemos incluirlo todo, aprendiendo desde pequeños la importancia de utilizar una agenda. No quiero decir con esto que un crío de 7 u 8 años deba tener una agenda, como si fuera un profesional, pero si debe tener un pequeño planning, que realmente manejan sus padres, en el que sabe y saben que debe hacer en general en cada periodo del día. Ya tendrá tiempo de tener su propia agenda.

Lo que debemos planificar son fundamentalmente dos cosas:

  • El horario diario, semanal general.
  • Cada asignatura en particular.
  • Los periodos de ocio y estudio, para diferenciarlos.

El horario diario, semanal se planifica de forma sencilla y al principio lo debemos hacer por y con ellos, mostrándoles como lo hacemos, para mas adelante dejar que ellos mismos lo hagan.

Ejemplo de planning diario:

Después de dormir las horas necesarias.
8:00 Desayuno y aseo.
9:30 Comienzan las clases.
13:00 Hora de la comida.
15:00 Comienzan las clases de la tarde.
18:00 Llegamos a casa.
18:30 Estudiamos Lengua.

Este es un ejemplo sencillo, podemos pormenorizarlo o no dependerá de la edad del estudiante.

A continuación presentamos fichas de estudio que pueden usarse para una planificación por asignatura.

Ejemplo Planificacion Asignatura

  • Marca con una X la casilla con el número de horas que tiene previsto estudiar cada día.
  • Realiza las pequeñas anotaciones que vas a repasar, estudiar o consultar, así como si vas a realizarlo por medio de bibliografías o con el profesor.
  • Consulta con tu profesor el programa de trabajo que te has establecido, con la información recibida, podrá evaluar si el tiempo que empleas es suficiente para conseguir tu objetivo. El profesor esta para ayudarte y en esto con mas interés que en otras cosas.

El segundo paso la asistencia a clase.

La asistencia a clase es tan importante como el estudio, si esas horas se aprovechan. Si un estudiante es capaz de estar atento y se esfuerza en asimilar todo lo que pueda durante esas horas, sus horas de estudio se reducirán de forma increíble. La asistencia a clase debe ser activa, debe tener utilidad en sí misma.

Por el contrario si va a clase y actúa como si estuviera aparcado allí, simplemente estará mas cansado para estudiar, perdiendo horas de ocio y sueño. A lo largo del curso vamos a ver técnicas para sacar partido a estas horas.

El tercer paso estudiar todos los días.

Este es el paso más difícil, concienciar o concienciarse que es mejor dar pequeños pasos que saltos. Estudiar todos los días, no significa, estudiar de Lunes a Domingo, significa estudiar todos los días que hemos decidido estudiar, sin excepciones. De Lunes a Jueves, de Lunes a Viernes, de Lunes a Sábado, de Miércoles a Domingo, etc. Sea la decisión que sea, la hemos tomado y nada debe distraernos de ella. Como siempre según la edad del estudiante, somos los encargados de ayudarle y apoyarle. En el punto cuanto debo estudiar encontraremos mas orientación sobre esto.

Leave a Reply